PUBLICIDAD

La Autoridad Portuaria y El Ayuntamiento de Algeciras forman parte de esta iniciativa que pretende añadir 25 sensores más a los 11 que ya había.

Según informa Europa Sur, la empresa holandesa Vopak, quiere reforzar la red de control de olores en su terminal de almacenamiento petrolífero del Puerto de Algeciras. La idea consiste en añadir 25 sensores más a los 11 que ya existían y que además son únicos que España.

Estas narices elerctrónicas detectan cualquier presencia extraña en el aire, la cual puede ser motivo del mal olor. Además se instalarán otros detectores como veletas que registren la dirección y velocidad del viento y al mezclar los datos se pueda conocer el origen del mal olor y si impacta o no en la población.

Las autoridades locales participarán en esta búsqueda del origen del mal olor mediante la colocación clave de medidores que ayuden a saber de dónde proceden estos olores que llevan algo más de un año apareciendo. Actualmente existen cientos de puntos de control en Rotterdam y la información es controlada por las autoridades locales, se pretende hacer lo mismo en Algeciras.

Al parecer, las once narices electrónicas instaladas desde hace un año han determinado hasta ahora que el mal olor no hace daño a la población. Aun así, se pretende localizar ese mal olor y ver la dirección que toma para desviarlo en caso de que fuese perjudicial para la salud de la población.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here