Crece la regulación de juego online en España

0
681
PUBLICIDAD

Los últimos años han sido testigo de una creciente regulación del sector de juegos de suerte, apuestas y azar. Regido bajo la Ley 13/3011, de 27 de mayo, de Regulación del Juego, el sector reúne garantías y un marco legal que previene el fraude y desincentiva conductas que pueden poner en riesgo la identidad y salud de los jugadores, sobre todo de los menores de edad y los adictos al juego.

Así, cada vez son más los requisitos legales y técnicos que los operadores deben respetar, haciendo de la industria una ejemplar en cuanto a monitoreo y supervisión se trata. En España, el Ministerio de Hacienda y Función Pública puede hacer seguimiento de la actividad en tiempo real gracias al Sistema de Control Interno y Monitorización que utilizan las plataformas de juegos online. Gracias a la tecnología, el juego online es más fácil de regular y controlar, y ha ganado la primera plana en las noticias aunque solo represente un 6% de los ingresos totales del sector del juego. ¿Está acaso recibiendo una atención desproporcionada?

La ludopatía y otros problemas vinculados con la adicción al azar son combatidos desde diferentes frentes por los mismos operadores y portales de juego. Son cada vez más las políticas de juego responsable y múltiples las colaboraciones con la Administración Pública para cuidar la salud y psiquis de los usuarios. Más aún, la adicción al juego está contemplada en el Plan Nacional sobre Drogas del Ministerio cuando sólo un 0,3% de los españoles es catalogado como jugadores patológicos. ¿Puede que los jugadores sean más responsables de lo que pensamos? Según el último estudio sobre prevalencia, comportamiento y características de los usuarios de los juegos de azar, parece que España tiene uno niveles de juego problemático más bajos del mundo. 

De la misma forma, parece exagerada la decisión de limitar la publicidad del juego online tomando como referencia los sectores del tabaco y el alcohol. En el mismo estudio, la prevalencia del consumo de tabaco llega al 30,8% y la del alcohol al 9,3% números inmensos en comparación con el 0,3% de prevalencia de los jugadores patológicos. Esta cifra parece ínfima, incluso comparada con el 2% de prevalencia al cannabis.

Pero no todos los tipos de juego son regulados de la misma forma. Los que emplean monedas ficticias (gaming), por ejemplo, pueden afectar especialmente a menores de edad, que no encuentran limitaciones a la hora de registrarse en estas plataformas. Sectores vulnerables pueden acceder sin problema y jugar con libertad desde sus teléfonos celulares a cualquier hora del día. Encontramos entonces dos tipos de juego: el gambling (regulado) y el gaming (no regulado) que pueden incluir apuestas con ítems de juego y posibilidades de realizar micropagos (pay to win) para comprar créditos. ¿Son acaso estas actividades no reguladas menos riesgosas para los usuarios? ¿Qué tan difusa es esta línea divisoria? ¿Cuál de estos operadores se ha mostrado más responsable al momento?

Oficina de prensa: www.tragaperrasweb.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here