El Circo Berlín ofrece esta tarde en Algeciras su primera función después de que el temporal de viento y lluvia de la semana pasada arrasara con sus instalaciones cuando se encontraban ubicados en el recinto ferial de La Línea. Los daños por el temporal ascienden a más de 100 mil euros. La compañía cuenta con seguro a terceros, pero no a todo riesgo. Compañeros del circo les han donado una carpa, gradas, material de sonido e iluminación. Estos y otros muchos gestos solidarios de los vecinos de la comarca han conseguido levantar el espectáculo en el Berlín, del que dependen más de treinta personas, seis familias.

La compañía circense se encuentra ahora en el recinto ferial de Algeciras, junto al campo de fútbol San Bernabé, donde permanecerán hasta el próximo 17 de febrero ofreciendo distintas funciones. Los jueves y viernes a las 18.30 horas, los sábados a las 18.00 y 20.30 horas y los domingos a las 12.00 y 18.00 horas.

Los Hermanos González, de la empresa circense Productores de Sonrisas, han cedido una de sus carpas a la familia del circo Berlín para que puedan continuar trabajando hasta que recauden el dinero suficiente para una nueva instalación. Así lo ha anunciado en redes sociales la dirección del circo Berlín Zirkus, que se han mostrado enormemente agradecidos con este gesto.

Esta acción solidaria se suma a otras muchas iniciativas, como la del joven comunicador linense Rubén García que está organizando un evento solidario a beneficio íntegro de este circo. Esta fiesta de la solidaridad tendrá lugar el próximo 24 de febrero en dos funciones, una a las 12.00 y otra a las 17.00 horas. La entrada no tiene un coste fijo sino que cada asistente aportará un donativo. El circo actuará previamente en La Línea los días 21, 22 y 23 de febrero. El Calderón C.D. también ha decidido organizar un torneo solidario a favor de este circo. Es una iniciativa que parte de los cuerpos técnicos de los equipos de fútbol 7.

Otro compañero de la familia del circo, Javier Casares, también ha puesto en marcha una campaña de recaudación de fondos. Javier fue maestro de Aula Itinerante en Circo a través del programa del Ministerio de Educación. Su primer destino fue con la familia Bügler del circo Berlín.

“Son personas muy buenas, generosas y solidarias. Han ayudado a muchas personas, como niños con enfermedades, organizando galas benéficas y muchos más pequeños gestos que me enseñaron a ser más solidario. Ahora ellos lo han perdiendo todo, su manera y modo de vida y la que tantas sonrisas despierta en pequeños y mayores, como es el maravilloso mundo del circo. Necesitan volver a construir su vida”, explica el organizador de esta iniciativa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here