Fuerte Isla Verde: recuperando la historia

La Autoridad Portuaria trabaja en un proyecto para poner en valor la construcción del XVIII situada en el antiguo islote donde se sitúa el origen de al-Yazira al-Jadra.

0
1176
Fotografías: APBA.
PUBLICIDAD

La historia algecireña está ligada a un pequeño islote triangular situado a unos 800 metros mar adentro. Hay historiadores que sostienen que esa es la original al-Yazira al-Jadra árabe, la Isla Verde que dio nombre a la actual Algeciras. Sus estratégicos y escasos metros cuadrados han dado mucho de sí durante siglos, siendo punto de apoyo clave en invasiones y asedios hasta convertirse en el siglo XVIII en un fuerte militar para la lucha por Gibraltar. El desarrollo portuario de principios del siglo pasado acabó por integrarlo en sus instalaciones hasta quedar prácticamente oculto. Desde hace unos años, la actual Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras desarrolla un proyecto para recuperar la construcción militar y convertir la zona en el atractivo cultural y turístico que merece.

Con este proyecto se quiere recuperar el Fuerte de Isla Verde, fortificado y artillado en 1734 con el diseño Juan de Subreville y basado en planos del mariscal Jorge Próspero de Verboom.  Actualmente, se encuentra en su segunda fase para lo que, recientemente, se anunció que contará con financiación del Ministerior de Fomento de más de 813.803 euros.

Contará con financiación del Ministerio de Fomento de más de 813.803 euros

En 2006 se inició una compleja primera parte del proyecto firmado por el arquitecto Manuel Matoses Rebollo y dirigido por el actual jefe del área de Desarrollo Sostenible de la APBA, el ingeniero de Caminos Juan Antonio Padrón- para descubrir parte del trazado del fuerte, que tenía muros y construcciones modernas adosadas, y empezar a recuperar el interior, en mal estado. La zona había sido usada como almacén de obras.  

Es ahora cuando el proyecto entra en una segunda fase importante y, tras la cual, ya podrá ser visitado. Se trata de recuperar el recinto amurallado de forma completa, reconstruir la batería de San García, la puerta de entrada, la zona de las letrinas, los escalones que permitían subir a la fusilería y la puesta en valor del bunker de los años 40 del pasado siglo.

El trabajo de documentación para que el fuerte vuelva a ser lo más parecido posible a lo que fue ha sido importante. Se ha utilizado planos de 1891 como guía y fotografías (algunas son las que se reproducen en estas páginas) para reproducir todos los detalles como los remates de la puerta de entrada. También se ha tomado como referencias otros fuertes cercanos  y de la época para reproducir, por ejemplo, las banquetas de los fusileros.

El proyecto entra en una segunda fase importante y, tras la cual, ya podrá ser visitado. Se trata de recuperar el recinto amurallado de forma completa, reconstruir la batería de San García, la puerta de entrada, la zona de las letrinas, los escalones que permitían subir a la fusilería

Todos estos trabajos de rehabilitación del lienzo de muralla que rodea el recinto, incluyendo la recuperación de los tramos perdidos y de la propia portada principal del acceso al recinto fortificado, se trata con especial cuidado al estar considerado como Bien de Interés Cultural (BIC) en la categoría de Monumento. Todos los trabajos contarán, además, con el correspondiente Proyecto de Intervención Arqueológica y la supervisión de la Consejería de Cultura a través de la Delegación Territorial durante su ejecución.

Mientras se realizan todas estas actuaciones, se realizarán estudios arqueológicos ante la posibilidad de encontrar material de épocas anteriores. Hay que recordar que en el siglo VIII, el entonces islote fue utilizado por los primeros árabes llegados a la zona. Los de al-Yazira al-Jadra. No se descarta que pueda encontrarse restos de pasados enterramientos.

Una tercera actuación será cuando se construye un edificio entorno al faro -lo menos impactante posible, parecido en formaS a lo que era el faro- que sirva de centro de interpretación del fortín y para uso cultural

Una vez acabe al segunda fase, el proyecto quedará pendiente a una tercera actuación. Será cuando se construya un edificio entorno al faro –lo menos impactante posible, parecido en formas a lo que era el faro- que sirva de centro de interpretación del fortín y para uso cultural; y la reurbanización exterior. Para esto último, se ha reservado un espacio en el que se pretende evocar el agua que rodeaba a lo que entonces era una isla y, además, sirva de protección al fuerte.

Todo el proyecto ha sido redactado, bajo la dirección de la APBA, por un estudio de arquitectura especializado en arqueología y patrimonio histórico, con el objetivo de garantizar la recuperación, protección y conservación de este monumento, muy significativo para la ciudad de Algeciras ya que es en este punto donde históricamente se sitúa el origen del municipio: Al-Yazira al-Jadra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here