Noelia Sabarea: “Si no bailase flamenco me asfixiaría”

0
323
Fotos: Francis Benítez y Azopardi.
PUBLICIDAD

Noelia María Sánchez Barea, Noelia Sabarea, no entiende la vida sin el flamenco. Bailaora, profesora y coreógrafa, esta algecireña comenzó a bailar profesionalmente a los 14 años con la compañía Guitarra Show. A los 18 ya se lanzó a mostrar su talento al resto del mundo con las primeras giras internacionales. De Algeciras a Madrid, hasta Noruega y Nueva York; escenarios que aún hoy recorre.

El duende del flamenco llamó a su puerta cuando tenía seis años. “Por aquella época mi tío Antonio cantaba en los bares y yo iba a ver sus actuaciones. Recuerdo que me sacaba a bailar y no sabía dar ni un solo paso. Mis padres no podían apuntarme en una academia, así que mi madre le pidió a mi tío que me enseñara al menos a bailar sevillanas. Mi prima y yo nos íbamos todas las tardes a casa de mi abuela para que mi tío nos enseñara”, explica.

Pero las primeras inquietudes no quedaron ahí. Sabarea siempre ha aspirado a más. “Mi mejor amiga se apuntó a una academia de flamenco y fui con ella algunos días. La profesora habló con mi madre y le dijo que tenía muchas posibilidades, que se me daba muy bien bailar. Mi madre hizo lo imposible para poder pagarme las clases. Mi primera profesora fue Maruja Alcántara, de la que guardo unos recuerdos muy bonitos”. El tío Antonio también abrió una academia y allí, con tan sólo doce años, comenzó a impartir sus propias clases. “Todo lo que iba aprendiendo lo enseñaba simultáneamente”. Lo que sería antesala de su propia escuela de danza.

 

 

Aborigen fue el primer espectáculo que esta bailaora algecireña puso en marcha, al que le siguió Filigrana y María la Pasión, dedicado a su mayor fan, su abuela. Flamenco, flamenca y Las Quijanas son dos de sus últimos trabajos. Ha formado parte de la compañía de flamenco de David Morales y también colabora con la orquesta filarmónica de Noruega. Ha compartido escenario con artistas como Miguel Poveda, Antonio Canales, Arcángel, Ecos del Rocío y Siempre Así.

En estos momentos, Sabarea trabaja en el montaje de las coreografías para su nuevo espectáculo en el que, sobre todo, lo que más le importa es “transmitir un mensaje de emoción y sentimiento”.

Para esta algecireña, cada paso cuenta, cada esfuerzo y sacrificio. “Me lo he currado muchísimo, contra viento y marea. Siento que el camino que he hecho ha sido el correcto. Gracias a eso estoy contenta con mi persona, con lo que hago y cómo lo hago. Si no bailase flamenco me asfixiara, no sé cómo vivir sin flamenco. Me hace sentir viva y sobre todo libre”

Noelia Sabarea envía un mensaje de gratitud al pueblo de Algeciras y al Campo de Gibraltar, y anima a todos a que “si quieren algo que no tiren la toalla, que luchen día a día porque cada granito de arena cuenta”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here