La alargada sombra del Gato

0
745
PUBLICIDAD

Después de cuatro jornadas, se ha abierto un debate en el algecirismo. El objeto del mismo es la portería y Lopito. Basta con echar un vistazo por las redes sociales o charlar con algún aficionado para darse cuenta de que hay un runrún, un peligroso runrún. Las falta de seguridad por alto y la sensación de que ha podido hacer más en algunos de los goles encajados mantienen preocupada a la grada, que ya, como era de prever, echa en falta a Romero. La sombra del Gato es alargada.

Que Lopito no es Romero, una institución en el club, es evidente. De hecho, no hay que olvidar que el Algeciras lo ficha como sustituto del sevillano y que el Linares decidió no renovarlo cuando acabó la temporada. Señalar al portero, con sus defectos, como único culpable es excesivo.

Ya hay quien piensa que Emilio Fajardo debe dale banquillazo y poner de titular a Benito Del Valle, el otro meta de la plantilla. Ese cambio sería un duro golpe a la ya mermada confianza de Lopito, tal vez irreversible y tal vez contraproducente. ¿Y si acaba siendo peor el remedio que la enfermedad? Para tomar una decisión así hay que estar bien fundamentada y esa responsabilidad solo debe recaer en el míster.

Mientras tanto, la crítica es inevitable pero cargar las tintas en exceso es peligroso. El Gato Romero, es bueno recordarlo, no estará, como mínimo, hasta diciembre. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here