La Policía eleva a 21 las personas detenidas por tráfico de coca en el puerto

0
2381
PUBLICIDAD

Agentes de la Policía Nacional elevan a 21 las personas detenidas como presuntos autores de los delitos de tráfico de drogas y pertenencia a grupo organizado. Entre los detenidos se encuentran siete estibadores del Puerto de Algeciras, un transportista con acceso a las instalaciones portuarias, así como la persona responsable de la distribución de la droga desde Colombia hasta España. La organización estaba especializada en el envío a nuestro país de importantes partidas de cocaína por el procedimiento del gancho ciego.

En la citada operación, los investigadores han conseguido acreditar que la organización desmantelada en la misma, habrían extraído al menos 170 kilos de cocaína, motivo por el que, con las correspondientes autorizaciones judiciales, se han practicado un total de diez registros domiciliarios en diferentes puntos de la comarca del Campo de Gibraltar en los que se ha incautado un total de 150.000 euros en efectivo, seis vehículos de alta gama y una motocicleta, mientras que en relación a los bienes de los miembros de la citada organización, se han bloqueado numerosas cuentas corrientes, así como diversos bienes muebles e inmuebles por valor de más de dos millones de euros. Una vez finalizado el atestado policial, los detenidos fueron puestos a disposición judicial, decretándose el ingreso en prisión preventiva para 11 de ellos.

Antecedentes

La investigación se inició el pasado mes de julio tras tener conocimiento que se había producido una importante extracción de cocaína en una de las terminales del Puerto Mde Algeciras, mediante el procedimiento del “Rip Off“ o “Gancho Ciego”. De este modo, se averiguó que dos estibadores habían accedido a una zona restringida de la terminal portuaria en la cual, tras violentar los precintos de uno de los contenedores, extraían del interior del mismo tres mochilas conteniendo un total de 130 kilos de cocaína que, de forma simultánea, arrojaban a un camión encargado de sacar la droga de las instalaciones portuarias.

A raíz de este hecho, que confirmaba que se estaba ante un posible grupo organizado, los investigadores continuaron realizando las correspondientes vigilancias y seguimientos sobre los dos identificados y su entorno con el objetivo de seguir identificando al resto de integrantes. Al mismo tiempo pudieron acreditar que la organización realizaba una segunda extracción de droga desde el interior de la zona restringida de las terminales portuarias hasta un vehículo ubicado en el exterior de las mismas. En este caso, dicha acción fue llevada a cabo por otros dos estibadores distintos a los anteriores a través de otras dos mochilas, aunque en este caso por un peso de 30 kilos de cocaína.

Posteriormente, y tras tener a los cuatro estibadores portuarios perfectamente identificados como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas, la investigación avanzó con el objetivo de descubrir a los responsables de la importación de la droga hasta Algeciras, así como a la persona encargada de organizar la parte logística en el Puerto y de establecer los contactos con los importadores colombianos.

Organización estructurada

Fruto de las gestiones realizadas se recabaron pruebas que acreditaban que el resto de la organización estaba formada principalmente por estibadores del Puerto de Algeciras, los cuales suponían una parte fundamental en la misma. Ellos eran los encargados de recoger directamente la droga de las instalaciones portuarias al aprovecharse de la posibilidad que tenían de moverse por las mismas sin problema alguno al estar acreditados para ello en las zonas restringidas de éstas, llegando incluso, en el caso de uno de ellos, a actuar a modo de “captador” o “reclutador”, es decir, el encargado de seleccionar para cada operación en concreto a los estibadores necesarios.

El último escalón de la organización lo componían las personas encargadas de transportar la droga desde el Puerto de Algeciras hasta los lugares de guarda, los responsables de custodiar la misma en estos lugares y los encargados de ir dándole salida desde estas “guarderías” hasta sus destinos finales, principalmente hacia la Costa del Sol malagueña.

El modus operandi de la organización era bastante similar para todos los casos investigados, puesto que estaba basado en el hecho de que los aludidos estibadores, aprovechando siempre su turno de trabajo, accedían o bien a los contenedores donde se alojaba la sustancia estupefaciente o bien al propio barco donde se transportaban dichos contenedores para, una vez allí, sacarla directamente ellos mismos por los tornos de salida utilizando las consabidas mochilas para esconderlas en camiones o en los propios vehículos de su propiedad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here