Paco Guerrero: «Toda la vida no se está en la legión, pero toda la vida se es legionario»

1000
PUBLICIDAD
arcgisa

Militar profesional en la legión y fotoperiodista durante más de veinte años, Francisco Manuel Guerrero Montero, Paco para los amigos, entiende los valores de la legión como un modo de vida. Actualmente es presidente de la hermandad de antiguos legionarios del Campo de Gibraltar y además regenta el icónico bar ‘A mí la legión’, en el que hace buena gala de los valores del cuerpo.

«‘A mí la legión’ es un local que transmite ese sentimiento castrense y español, tan devaluado últimamente y que nosotros llevamos a gala defendiendo nuestras costumbres, valores y sentimientos»

Nació en Ceuta y desde muy joven se trasladó al Campo de Gibraltar, donde ha trabajado como fotoperiodista para el diario Europa Sur, El Mundo, la revista Interviú, Primera Línea y Woman, entre otras publicaciones. He participado en seminarios y talleres sobre esta profesión y ha expuesto su trabajo con la cámara en lugares como Sevilla, Ceuta, Madrid, Barcelona, Lisboa y Oporto. También ha proyectado sus fotografías en el festival de fotoperiodismo de Arlés y en el festival internacional de Perpiñán.

«El trabajo de fotoperiodista te permite acercarte a todo lo bueno y malo de la realidad diaria, en primera persona, siempre desde ese plano que te da el visor de tu cámara. En ocasiones es duro tener que hacer algunas fotografías, que te tocan la fibra, pero es un trabajo apasionante y que te hace estar siempre alerta», comenta Guerrero, que de esta faceta profesional se queda con «la oportunidad de denunciar distintas injusticias con tus imágenes».

Pero si hay algo que nunca abandona a Paco Guerrero, esa es su vinculación con la legión. Fue legionario profesional en la década de los ochenta, estuvo en el IV Tercio Alejandro Farnesio y luego pasó al II Tercio Duque de Alba en Ceuta. Una vez en el Campo de Gibraltar fundó la hermandad legionaria, «con la ayuda inestimable del alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, y de la subdelegada del Gobierno, Eva Pajares, que siempre nos dieron su apoyo y junto a nuestro secretario, Joaquín Delicado Mesa, y un servidor, tras muchas vicisitudes y horas de trabajo, hoy dos años y medio después esto es una realidad». Y tanto. Una realidad que se ha convertido en punto de encuentro y convivencia para aquellos que militan con el corazón en la legión, porque «toda la vida no se está en la legión, pero toda la vida se es legionario y eso es algo que nos une a todos. Siempre miramos por dejar bien alto y preservar los valores de nuestra legión española». En esta hermandad se organizan charlas, excursiones y viajes a Ceuta, entre otras actividades.

La sede de esta entidad se encuentra, como no podía ser de otra manera, en el bar ‘A mí la legión’, en la barriada algecireña de San José Artesano. «Un local que transmite ese sentimiento castrense y español, tan devaluado últimamente y que nosotros llevamos a gala defendiendo nuestras costumbres, valores y sentimientos. Aquí los clientes terminan convirtiéndose en amigos», añade Paco, que explica que son especialistas en platos como los corazones de pollo y todo tipo de paellas. 

Este legionario envía un mensaje a sus vecinos de Algeciras y el resto de la comarca: «Quisiera transmitirles como presidente de esta hermandad que las puertas de nuestra sede están siempre abiertas para que nos visiten y conozcan un poco más de la trayectoria e historia de nuestro glorioso y laureado cuerpo».