(0-0) Un buen punto de salida

182
Iván Turrillo presiona a Granero durante el encuentro. Foto: Marbella FC.

El Algeciras Club de Fútbol volvió a la competición siete meses después con un empate esperanzador contra el Marbella FC en el Nuevo Mirador. Los de Salva Ballesta jugaron un partido muy serio a pesar de las bajas, plantaron cara a uno de los grandes favoritos del grupo, disfrutaron de más ocasiones aunque menos posesión y conectó con la afición, algo escéptica por la pretemporada. Además, el juez de línea de preferencia arrebató al equipo de casa un penalti claro por un fuera de juego previo muy protestado. En cualquier caso, es un buen punto de salida.

El Marbella es un equipo hecho a golpe de talonario. En su plantilla está, entre otros, el exmadridista Esteban Granero, muy gris en el partido. Suya fue la primera ocasión de gol del duelo: un lanzamiento de falta al que respondió con un paradójico el meta Guille Vallejo. Poco después un remate se estrelló en el larguero de la portería local. Salió mejor el equipo visitante, apretando arriba.

El conjunto algecireño se fue ajustando, cogió el sitio en el campo y ya no lo soltó. Muy serios tácticamente los de Ballesta en casi todo el partido. Y trabajado en las jugadas tácticas. Brillante fue el córner del minuto 17, con Juan Serrano y Álvaro Romero jugando a la pillería y a la actuación para despistar al rival y hacer una clara ocasión de gol que se fue al poste. Lástima.

El Algeciras no se guardó nada, fue intenso, solidario y salió con verticalidad y rapidez en las jugadas de ataque. Hay ganas de ver a este equipo con todas sus piezas; se echó en falta acierto de cara a puerta. Iván y Mendes tuvieron opciones para adelantar a los de casa en el primer acto.

En la segunda mitad, hasta que tuvo gasolina, el Algeciras disfrutó de más y mejores ocasiones. Álvaro Romero y Alcázar crearon peligro en velocidad. El segundo de ellos tuvo el gol en sus botas pero, tras una gran internada, el disparo se encontró con el meta visitante. En el 70’, un buen pase al hueco de Mendes dejó solo a Romero, que fue derribado. El árbitro señaló el punto de penalti pero el linier levantó el banderín por fuera de juego que no parecía y que ha provocado las protestas de todo el algecirismo. Esta es la imagen.

Las fuerzas se fueron diluyendo y en el último cuarto el Algeciras perdió la pelota y territorio, y acabó con cinco defensas y muy atrás. Lógico, por otra parte. El Marbella, que inquietó sobre todo a balón parado, estuvo más fresco, hizo más cambios y el empate sabía mejor a los locales, que echaron en falta más recambios. Los albirrojos aguantaron el tirón y cerraron el 0-0 en la vuelta al fútbol de competición al Nuevo Mirador.