(2-1) Triunfo de líder

271
El Algeciras celebra el triunfo contra el Tamaraceite.

El Algeciras Club de Fútbol ha derrotado al UD Tamaraceite en un triunfo de equipo líder. Lo que es tras cinco jornadas disputadas en el grupo IV-A de Segunda división B. El equipo de Salva Ballesta tuvo que sufrir, algo que ha quedado patente que sabe hacer, ante un buen rival al que ajustició con los goles de Marc Llinares y Robin Lafarge.

Los albirrojos volvieron a tirar de trabajo, mucho trabajo, orden y acierto en ataque para tumbar a un Tamaraceite de buen fútbol, que manejó la posesión del balón pero que sucumbió por primera vez esta temporada. Salva Ballesta varió para esta ocasión el dibujo del equipo, salió sin delantero centro puro, con Álvaro Romero como hombre más adelantado y con los costados reforzados.

El encuentro comenzó con intercambio de golpes. El visitante Alberto Rodríguez, a los diez minutos, obligó a trabajar al meta Guille Vallejo, que interviene poco pero lo hace para ser clave. En el bando local, Álvaro Romero inquietó mucho a la defensa rival con su velocidad, verticalidad y juego entre líneas. Fue el dolor de cabeza para el Tamara. Tuvo una clara para aventajar al Algeciras pero el guardameta visitante desvió a córner. Otra del hábil atacante albirrojo, acabó con un balón suelto en el área que aprovechó Llinares para hacer el 1-0 en el 22’.

Con ventaja, el Algeciras se refugió, a veces demasiado secundario en cuanto a la posesión del balón, y aguantó al Tamaraceite hasta que en el 41’ llegó el empate de Jordan. Justo resultado para llegar al descanso.

En la segunda mitad, intentó el Algeciras tener más presencia en el campo rival, presionó y provocó más jugadas en zona de ataque. Los canarios exigieron a los albirrojos mucho trabajo sin pelota, estar intensos y muy atentos a las jugadas por bandas. Los algeciristas, sin embargo, creaban peligro y hacía temblar al Tamaraceite cuando le quitaba la pelota. Ahí sufría el rival. En el 61’, el defensa Robin Lafarge remató de cabeza un buen centro al área y, con suspense, entró el 2-1. Muy celebrado.

De ahí al final, el equipo de casa jugó con el tiempo y los cambios para hacer decaer el ritmo y controlar el encuentro, de nuevo sin balón. Guille Vallejo hizo una parada salvadora en el 79’. Así llegó la cuarta victoria seguida de un equipo que se mantiene invicto, líder, con 13 puntos, tres más que el segundo y cinco más que el cuarto. Para soñar con los pies en el suelo. La pena es que esto no lo pueda disfrutar todos los algeciristas en su Nuevo Mirador.