Aforo y unidad familiar, los dos conceptos que cambiarán nuestros días de playa

17330
Playa del Rinconcito, en Algeciras. Foto: Francis Mena.

¿Se podrá ir a la playa? ¿Cuándo? Y sobre todo, ¿cómo? Estas son algunas de las cuestiones que la población ya se está haciendo, y que para las autoridades locales se plantea como uno de los mayores retos a los que tendrán que enfrentarse en los próximos meses.

El borrador enviado por la Junta de Andalucía a los diferentes ayuntamientos costeros plantea un escenario difícil de abordar y que requiere, como consecuencia del Covid-19, la necesidad de hacer inversiones, la incorporación de material y el refuerzo del personal que habitualmente ya se encargaba de la vigilancia y protección de las playas en la temporada estival.

Y en esta nueva realidad entran en juego dos palabras que van a ser fundamentales para definir cómo será la gestión de las zonas costeras: aforo y unidad de convivencia o unidad familiar, entendiendo como tal a las personas que conviven en el mismo domicilio.

Siguiendo las recomendaciones recogidas en el documento, que de momento tiene categoría de borrador, “la autoridad local deberá establecer el máximo aforo permitido en las playas de su municipio de acuerdo a las disposiciones que se vayan promulgando por la autoridad sanitaria competente”.

El control del citado aforo deberá ser incluido en el plan de seguridad de la playa, que deberá asegurar, además, que exista una distancia mínima de dos metros entre unidades de convivencia (incluidas las toallas o esterillas extendidas).

Otra novedad que se incorpora con la llegada del Covid-19 es la exigencia de que los municipios establezcan un horario de apertura y cierre de las playas para facilitar las labores de limpieza y desinfección previas y posteriores al mismo.

“Cuando sea posible y los accesos no permitan la distancia de seguridad entre los usuarios que acceden y los que abandonan la playa, se podrán identificar y establecer accesos concretos para la entrega y otros para la salida“, establece la norma. ¿Que ocurrirá cuando el aforo esté completo? Pues, sencillamente, esperar manteniendo la distancia mínima exigida de dos metros.

Las autoridades sanitarias señalan la prohibición de cualquier actividad recreativa en la playa (fútbol, paletas o cualquier otro juego), hasta que la situación de la epidemia no lo permita; e incluso advierten que cuando la unidad familiar cuya franja de terreno se vea ocupada por la subida de marea, deberá abandonar la playa si no puede situarse en otro lugar, libre, que mantenga los dos metros de distancia de seguridad con el resto de la playa.

Las recomendaciones, que aluden en gran medida a los dispositivos de limpieza, seguridad y uso de zonas comunes, establecen que los niños menores de 14 años deberán estar siempre acompañados por una persona adulta y permanecer dentro del espacio ocupado por la unidad familiar. Fuera de este espacio se mantendrán las medidas de distanciamiento físico.

Algeciras no podrá usar drones

El alcalde, José Ignacio Landaluce, ha presidido esta mañana una reunión de trabajo para debatir cómo se gestionará la temporada de playas, y siempre a la espera de las decisiones y plazos que marquen las autoridades sanitarias.

“Son muchas las decisiones que hay que tomar, no solo las relacionadas con los servicios de salvamento y socorrismo, o la adecuación de megafonía, sino que hay que preparar la limpieza y desinfección continuada de los módulos de servicios, y muchos aspectos que pueden cambiar con el paso de las semanas, por lo que habrá que adecuarlas tanto a lo que establezca el Gobierno de la Nación como a lo marque la Junta de Andalucía”, ha señalado Landaluce.

El equipo de gobierno reconoce, no obstante, que algunas de las medidas expuestas por otros ayuntamientos, como el uso de drones para controlar el aforo, no podrán ser llevadas a cabo en Algeciras. “A nosotros no se nos autoriza su uso al tener la zona la influencia del helipuerto y de los vuelos de aviones que despegan y aterrizan en el aeropuerto de Gibraltar”, ha explicado Landaluce.

Por tanto, el alcalde ya adelanta que usarán quads para controlar las playas y la presencia de agentes de la Policía Local se verá reforzada en la medida que sea posible y sin descuidar la vigilancia de toda una ciudad. “Actuaremos con sensatez, adecuando las obligaciones que nos marquen las autoridades, pero siempre preservando la salud y la seguridad de la ciudadanía. Creo que pronto tendremos algunos cambios, y eso hará que acomodemos las decisiones que hoy son flexibles, de tal manera que podamos tener las playas en las mejores condiciones posibles”, ha dicho el alcalde.