Cierran con once detenidos la operación contra una banda dedicada a robar droga a narcotraficantes

1541
Detención de uno de los miembros de la Operación Arka Alar.
PUBLICIDAD

Mientras una nueva operación contra el narcotráfico se desarrolla en estos momentos en el Campo de Gibraltar, la Policía Nacional y la Guardia Civil informan de que la operación desarrollada el 17 de junio contra una banda que se dedicaba a robar drogas a otras organizaciones ha acabado con 11 detenidos.

Durante la Operación Arka Alar se llevó a cabo registros en El Saladillo. En esta intervención se detuvo a un hombre 22 años de edad, el cual fue identificado como uno de los autores materiales de alguno de los robos armados que ha perpetrado esta organización. Tras su detención ingresó en prisión tras cinco años en busca y captura tras fugarse del centro de menores donde estaba cumpliendo condena por homicidio. Durante el registro de su vivienda se le intervenido una pistola y un subfusil de asalto.

Todos los detenidos pertenecían a una organización delictiva asentada en el Campo de Gibraltar y la Costa del Sol, dedicada al robo violento de droga a otras organizaciones de narcotraficantes mediante los conocidos como “vuelcos”. Además de en Algeciras, también se llevó a cabo intervenciones en Fuengirola, Mijas y Málaga.

Durante la investigación han sido intervenidas y atribuidas a los investigados un total de doce armas de fuego -2 fusiles de asalto, 1 subfusil, 7 pistolas y 2 escopetas-, munición y cargadores, chalecos antibalas, dispositivos de localización, cámaras endoscópicas. Para realizar los “vuelcos”, la organización contaba para ello con armas de catalogadas como de guerra, siendo considerada como la más importante y peligrosa detectada en territorio nacional en los últimos años.

Así actuaba la banda

El inicio de la investigación se inició en febrero del pasado año cuando los agentes detectaron la existencia de organizaciones dedicadas al narcotráfico, especialmente mediante la comisión de “vuelcos de droga” empleando para ello armas de fuego, incluidas armas de guerra. Tales robos de droga eran perpetrados de manera especialmente violenta, usando para su comisión armas de fuego.

Cabe destacar que en ocasiones hicieron uso efectivo de ellas, incluso con las armas de guerra, de gran potencial lesivo y destructivo, dejando tras su paso vehículos de otras organizaciones “acribillados” y llegando los impactos de numerosas “balas perdidas” a viviendas o establecimientos situados en la periferia del lugar del asalto.

Durante la investigación, se ha podido constatar que miembros de la organización ejecutaron robos violentos y armados en distintos puntos de las provincias de Cádiz, Alicante y Tarragona. En esta última provincia fue en plena autopista; recurriendo para ello a potentes vehículos de alta gama, sustraídos o puestos a la titularidad de terceras personas, y provistos de placas de matrícula falsas.

Para no ser detectados por los agentes, la organización realizaba cambios constantes de los vehículos de alta gama unidos a las importantes medidas de seguridad. Esto dificultó especialmente la investigación a lo que hubo de sumar la propia peligrosidad de la organización, que además de contar con las referidas armas de fuego no dudaban en protagonizar fugas a gran velocidad, comprometiendo la seguridad de los demás usuarios de las vías, o embestir a los vehículos policiales en el caso de que los agentes intentaran interceptarlos.

Entre las detenciones practicadas destaca la efectuada al considerado jefe de la organización, el cual llevaba un año fugado de la acción de la justicia al tener pendiente una orden de ingreso en prisión. Esta persona fue reconocida e identificada por los investigadores en un reportaje emitido en televisión a finales de 2018 sobre narcotráfico en el Estrecho como la persona que, ocultando parte de su rostro tras una máscara, utilizaba el sobrenombre de Maxi y reconocía durante su entrevista ser el jefe de una organización dedicada al tráfico de drogas que portaba armas, robaba y asesinaba.

La investigación, impulsada por la Fiscalía de Algeciras y dirigida por el Juzgado de Instrucción nº 4 de La Línea de la Concepción, ha sido llevada a cabo por las unidades de Información de la Guardia Civil y la Policía Nacional de Algeciras y Málaga, así como de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Málaga.