El pleno aprueba el nuevo plan para construir viviendas en San Bernabé

233
Sesión plenaria celebrada hoy en Algeciras.
PUBLICIDAD

La corporación municipal algecireña ha celebrado hoy pleno en el Centro Documental José Luis Cano y ha dado el visto bueno al acuerdo de la Comisión Territorial de Ordenación del Territorio de Cádiz para la definitiva sectorización del Cortijo San Bernabé. Un suelo de más de un millón de metros cuadrados que se convertirá en una de las grandes bolsas del suelo de la ciudad gracias a que posibilitará la construcción de más de 2.000 viviendas, mil de ellas de protección oficial.

Este punto no fue aprobado por PSOE y Adelante, que han dejado su no en el acta del mes de julio, y tampoco ha recibido los parabienes de Vox, con Antonio Gallardo como concejal y portavoz, que se abstuvo.

El plan, que fue expuesto por el equipo de gobierno como un éxito más de la acción de gobierno de la Junta de Andalucía, que ha conseguido desbloquearlo; fue presentado por el PSOE como una rectificación de los planes iniciales, que contaban con más de 4.000 viviendas.

Juan Lozano, portavoz socialista, expresó su no y señaló que estarán pendientes de lo que se haga con este desarrollo; y Yessica Rodríguez, responsable de Urbanismo del Partido Popular, le criticó que ahora no esté de acuerdo con este nuevo plan cuando en 2011 se redactó un plan “invasivo”. “A usted lo que le molesta es que no sea el PSOE el que traiga proyectos a esta ciudad”, manifestó la concejal.

Leonor Rodríguez, de Adelante Algeciras, señaló que este modelo de crecimiento urbanístico se contradice con la Agenda Urbana de Algeciras Agenda 2030, que minutos más tarde fue aprobada por unanimidad; y Jorge Domínguez, concejal no adscrito, pidió que se recuperen algunas de las construcciones abandonadas que existen en la ciudad.

El pleno también dio el sí a la modificación del canon del servicio que presta la concesionaria Recolte, dedicada al mantenimiento de las zonas verdes de la ciudad; y a la prórroga del contrato con la empresa Innova Coptalia, encargada del mantenimiento y de los trabajos de albañilería en la vía pública.

No suscitó este punto un gran debate entre los concejales pero sí ciertas peticiones de mejora en zonas como el Pícaro o el Parque del Centenario -fuera del pliego hasta ahora-, realizadas por el grupo socialista; y las reticencias de Adelante Algeciras a seguir prorrogando servicios que podrían ser prestados por el propio Ayuntamiento.

El debate más interesante se generó en torno a las cuentas municipales, después de que el equipo de gobierno diese cuenta de los planes de ajuste correspondientes al año 2019 y el primer semestre del presente año. Estos documentos, que se presentan con un retraso claro y evidente, fueron presentados por el equipo de gobierno como la prueba de que Algeciras disfruta de unas cuentas equilibradas, con un superávit de más de 20 millones, un interés del 0,7% en la mayoría de su deuda, y siempre con el visto bueno del Ministerio de Hacienda, que le permite seguir acogiéndose a los Fondos de Ordenación.

Esta visión de las cuentas municipales es muy opuesta a la que presentaron los portavoces de Adelante Algeciras y PSOE, Javier Viso y Fernando Silva, respectivamente. “Ahora estos documentos, que por fin podemos ver, nos permiten afirmar que la deuda de este ayuntamiento ha crecido en 17 millones y que la deuda comercial ha subido en más de 7 millones a pesar de que ustedes vendieron antes de las elecciones que el contador estaba a cero. Tampoco los ingresos previstos (159 millones), se corresponden con los reales (129), por lo que tenemos que decir que vamos de mal en peor. Tienen un duro trabajo por delante”, dijo Viso.

Fernando Silva coincidió con Viso en algunas de estas apreciaciones, reclamó los documentos de 2018, que aún no ha sido presentados, y les acusó de hacer marketing político, rehuir el debate y no creer en la transparencia. “Tienen una deuda bancaria histórica y el período medio de pago sigue estando en 71 días. Llevan ustedes 9 años gobernando y todavía están mirando hacia atrás, a pesar de que su partido lleva más tiempo que ningún otro en la historia de esta ciudad haciéndose cargo de la delegación de Hacienda. Tienen serios problemas de sostenibilidad y esto afectará a los ciudadanos”, señaló Silva.

María Solanes, delegada de Hacienda, señaló que el Gobierno avala su plan de ajuste y están en el camino correcto. “Tenemos más deuda porque pagamos fondos a menor interés”, le recriminó a Viso; para luego dirigirse a Silva con estas palabras: “Nadie le compra ya su discurso catastrofista”.

El resto de portavoces no participaron del debate y Antonio Gallardo, de Vox, se limitó a solicitar nuevos documentos, exigidos en reiteradas ocasiones en las comisiones de Hacienda.

La corporación también aprobó la memoria anual del Ayuntamiento correspondiente a 2018; la incorporación de nuevos autobuses al inventario municipal de bienes; y la delegación a la comisión de Hacienda de la aprobación de los expedientes de plusvalías inferiores a 3.000 euros con el objeto de facilitar y agilizar los trámites al ciudadano.

La sesión de julio concluyó con el debate de distintas mociones políticas, presentadas por los distintos grupos, sobre educación, sanidad, ocupación de vivienda, centros concertados o la propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de tomar prestado el remanente de tesorería de los ayuntamientos, una sugerencia que aún han de ser pactada con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Esta parte de las mociones estuvo plagada de argumentario politico, como suele ser habitual, y recibió más votos a favor o en contra en cada caso, dependiendo del grupo proponente. El peor resultado se lo llevó Antonio Gallardo, de Vox, que recibió un voto en contra unánime de toda la corporación tras presentar una moción de medidas de reactivación económica. Propuestas que, según mantuvieron los distintos portavoces, o no conocía, o ya estaban en marcha o eran inasumibles.