El Puerto de Algeciras, en el plan andaluz para producir hidrógeno verde a gran escala

257
Vista área del Puerto Bahía de Algeciras

Andalucía está trabajando para producir a gran escala en los próximos años hidrógeno verde para que la energía con la que se descompongan las moléculas de agua provenga de los excedentes de producción renovables, sobre todo energía solar, “y que utilice tecnología andaluza”. El Puerto de Algeciras se encuentra dentro de esta estrategia.

Según explica la Junta de Andalucía en una nota de prensa, la región tiene recursos renovables y, también, empresas especializadas en la obtención y uso del hidrógeno, en el desarrollo de proyectos, fabricación de hidrogeneras y pilas de combustible. Sin ir más lejos, “los dos únicos fabricantes en España de electrolizadores –que permiten realizar la electrolisis, el proceso por el cual se genera hidrógeno y oxígeno a partir del agua– están en Huelva y Dos Hermanas (Sevilla)”, asegura. Así pues, el gobierno autonómico resalta que la unión renovables e hidrógeno es “una excelente oportunidad para descarbonizar la economía andaluza”.

“Queremos aprovechar las 3.000 horas de sol anuales que irradian en nuestra comunidad para generar hidrógeno. Por ejemplo, con tan sólo 1,5 kilovatio de pico –la máxima que se genera en las horas de máxima insolación– (kWp) de fotovoltaica, que ocupan 15 metros cuadrados de superficie, se pueden generar 44 kilogramos de hidrógeno al año, lo que equivale a casi 5.000 kilómetros, que es más o menos la mitad del recorrido anual de un coche medio en España”, subraya.

El futuro del hidrógeno en Andalucía

Así pues, la Junta destaca su intención de que Andalucía sea “un referente internacional” en esta tecnología, produciendo y exportando hidrógeno verde, aprovechando su potencial renovable y la existencia tanto de infraestructura gasista como de puertos de referencia, como el de Algeciras (Cádiz), mediante los que distribuir a nivel mundial el hidrógeno para uso industrial, para la movilidad y, a largo plazo, una alternativa limpia en el sector residencial y de servicios.

En este sentido, la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a las consejerías de la Presidencia, Administración Pública e Interior; y Hacienda y Financiación Europea, ya ha contactado con numerosas empresas, asociaciones y centros tecnológicos con la intención de dar forma a una iniciativa que ayude a coordinar todas las actividades relacionadas con el hidrógeno en Andalucía en el menor plazo posible.

“Se trata de constituir un punto de referencia y encuentro que facilite tanto la actividad regional como el impulso de nuestras empresas fuera de nuestras fronteras, involucrando a todo el sector del hidrógeno y con el apoyo firme del gobierno andaluz”, apunta.

Además, la agencia ha reforzado su posicionamiento en este sector a través de su participación directa en iniciativas como la Alianza Europea para el Hidrógeno Limpio, que reúne a los principales actores públicos y privados europeos con el objetivo de facilitar el desarrollo y la implementación de la Estrategia Europea del Hidrógeno; y el Partenariado Europeo de Hidrógeno, compuesto por 52 regiones europeas para acelerar la transición a mercado de soluciones innovadoras y promover, entre otras cuestiones, la colaboración entre empresas, universidades y centros de investigación de las diferentes regiones, fortaleciendo la creación de cadenas de valor europeas con capacidad para competir en mercados globales.

El hidrógeno, más de 200 años después de que Lavoisier le pusiera su nombre (hidro-genes, productor de agua, porque al quemarse es agua lo único que se emite), “vuelve a la palestra como piedra angular del cambio de paradigma energético”, apunta la Junta.

Agua como portadora de energía

La Junta de Andalucía resalta estos datos después de conocerse que la Hoja de Ruta del Hidrógeno publicada en octubre por el Ministerio para la Transición Ecológica señala que en 2030 España, con una inversión de 8.900 millones de euros, el país podría tener 5.000 vehículos ligeros y pesados, una flota de 150 autobuses, un mínimo 100 hidrogeneras y dos líneas de trenes comerciales propulsados con hidrógeno renovable.

Sin duda, una solución sostenible para descarbonizar la economía. Por eso, el hidrógeno es considerado por la Unión Europea como un elemento clave dentro de sus políticas para lograr la neutralidad climática en 2050, estando previstas numerosas inversiones para reducir su coste de producción y desarrollar infraestructuras que permitan construir el liderazgo de Europa en esta tecnología.

El agua es, de momento, una materia prima abundante que puede emplearse para almacenar energía extrayendo el hidrógeno que contiene, con un impacto medioambiental muy bajo.

Pare ello, se necesita energía eléctrica para descomponer sus moléculas (electrolisis): el oxígeno se devuelve a la atmósfera y el hidrógeno se almacena en depósitos especiales estancos comprimido a muy altas presiones para su posterior uso y/o transporte mediante camiones cisterna o por gasoductos.