El ‘sexting’, el mejor aliado para las relaciones sexuales en tiempos de Covid-19

370
Sexting. Imagen de recurso.

Mucho se ha hablado esta semana en los medios nacionales -quizás se os haya pasado por alto- de la guía hecha pública por la Agencia de Salud Pública de Barcelona (ASPB) sobre cómo deben ser las relaciones sexuales en tiempos de Covid-19. Y en este punto hay que aclarar que dicho documento está elaborado y dirigido a los no convivientes, al entender que las parejas estables que conviven bajo el mismo techo tienen menos riesgos, a priori, de ser contagiadas en una relación sexual.

Y como la ausencia de contacto limita los contagios, lo lógico es que la primera recomendación que haga la citada agencia tenga relación con aquellas actividades sexuales en las que hay poco contacto o ninguno, esto es, masturbación, sexting (sexo telefónico) o el visionado de contenido erótico.

Vaya por delante que cuando se trata de sexo con desconocidos, la entidad sanitaria catalana señala que hay que evitarlos y de ahí sus propuestas imaginativas relacionadas con el sexo por internet u otras formas en las que el sexo se practica en solitario: envío de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, por medio de teléfonos móviles o las reuniones sexuales virtuales. Es decir, evitar el contacto físico al máximo. 

Esto es, sexo en tiempos de Covid-19.