“Están condenando a muchos negocios a la desaparición”

1050
Manifestación de hosteleros en Algeciras. Foto: F. M.

Una frase concisa y reveladora: “Queremos trabajar”. El mensaje se podía leer en carteles y escuchar en boca de muchos hosteleros que hoy se han echado a la calle en Algeciras ante una situación que consideran “insostenible”, provocada por las medidas impuestas por las distintas administraciones para intentar frenar la pandemia del coronavirus. La última, la de obligar a cerrar a las 18.00 horas, afirman que “está condenando a muchos negocios a la desaparición” y que reclaman “diálogo”, flexibilidad en las normas, contraprestaciones, o “un rescate total de la hostelería”.

Centenares de hosteleros de la ciudad han participado en una manifestación que ha comenzado en la acera de la avenida Virgen del Carmen, frente a la calle Trafalgar, cuyos pubs se han visto muy dañados por las medidas restrictivas del Gobierno y de la Junta de Andalucía. En el acto se han visto propietarios y trabajadores de bares, restaurantes, chiringuitos de playa, terrazas, cáterin, locales de celebraciones, pubs y discotecas; gente veterana del sector en la ciudad y jóvenes emprendedores, de locales del centro y también de todas las barriadas algecireñas. Todos aseguran sentirse “atados de pie y mano”.

Alberto Taja, propietario del Restaurante Cepas, ha leído el manifiesto de la incipiente Asociación de Hosteleros Algeciras (AHA) que comenzó manifestando el “pésame a la familias de todos los fallecidos por el coronavirus”. “La hostelería agrupa negocios de todo tipo, la gran mayoría familiares y pequeños, sin perder de vista todo y todos los que también, en buen parte, dependen de nosotros como pescadores, agricultores, ganadores, alfareros, bodegueros, distribuidores, etcétera”, recoge el texto. “Todos estamos aquí con un objetivo común: defender nuestra fuente de trabajo, nuestra forma de vida”, continúa. Reivindican que el sector hostelero “ha demostrado que son uno de los más responsables, al que más normas se le ha impuesto” y aseguran que han cumplido con cada una de ellas, desde la reducción del aforo, el distanciamiento y la desinfección de los locales .

Los hosteleros son claro en sus demandas: “Necesitamos y exigimos en forma urgente, medidas económicas razonables y acorde a las inaceptables medidas que se siguen tomando, ahora con una reducción extra a las que ya teníamos: el cierre a las 18:00 horas; eso realmente es una condena a la desaparición de muchos negocios, a la pérdida de muchos trabajos. Nos sentimos abandonados y engañados, no escuchan nuestros reclamos, no entienden la gravedad por la que estamos pasando y tampoco pueden demostrar que la hostelería es parte del problema, dicho por las propias autoridades sanitarias”, expresa un manifiesto que también ha sido leído en la Plaza Alta, megáfono en mano, por David García, propietario de Senda Antrocafé, que asegura que “los contagios entre trabajadores y clientes no representa más de un 3,3%”. Además, los hosteleros aseguran no entender que a ellos se les obligue a cerrar a las 18.00 horas y el confinamiento domiciliario sea a las 22.00, “dejando que sigan existiendo las reuniones privadas, foco real de los contagios”.

Mariano Grau, vocal del Consejo de Horeca, ha firmado un manifiesto sobre las discotecas y salas de fiesta, “la peor parada por la pandemia”. En este, se alerta de que estos negocios “llevan 8 mesas cerradas y lo que les queda” y de que “la situación es de máxima gravedad” “Queremos que las administraciones destinen partidas para los empresarios damnificados y lamentamos que las ayudas solicitadas al Ayuntamiento sigan sin tener efecto; nos sentimos engañados por el Gobierno de España y la Junta de Andalucía”, dicen.

Fuera de los manifiestos, los afectados insistían en la imposibilidad de mantener abiertos sus negocios con las medidas cada vez más restrictivas. “A mí no me merece la pena abrir hasta las 18.00 horas, que es cuando entre semanas empiezo a tener clientes”, comenta una cafetería-pub de Las Palomas, que apunta que el lunes, último día antes de la restricción, vendió dos cafés hasta esa hora y que decidió cerrar de forma indefinida, “hasta que cambien esos horarios”. Mientras tanto, los gastos continúan.

La manifestación ha contado con el apoyo de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas de Algeciras (Apymeal). Muchos negocios del centro han cerrado durante cinco minutos para mostrar su respaldo a la hostelería: “Nos tenemos que apoyar los unos a los otros; nosotros también nos estamos viendo muy afectados por todo esto”.

El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, salió a las puertas de la Casa Consistorial al paso de la manifestación, que también lanzó algún mensaje reivindicativo al Ayuntamiento local. Aunque no atendió a los medios en ese momento, ha enviado una nota en la que consideró lógica esta protesta” y aseguró entender “perfectamente la angustia y la impotencia que genera ya no solo las perdidas económicas, si no también tener que estar adaptándose constantemente a los cambios y tener que reinventarse de un día para otro”.

“Siempre vais a contar con este Ayuntamiento”, añadió Landaluce, que defendió que dentro “ya actuó durante el primer estado de alarma como la autorización de nuevas terrazas con sus medidas de seguridad, el aumento de las mismas que los establecimientos pudiesen tener el 100% de mesas autorizadas o el estudio de una posible adaptación de aparcamientos públicos como espacios para nuevos veladores que cumplan las medidas, entre otras medidas. “En el terreno fiscal, hemos tomado medidas como la decisión de no liquidar una serie de tasas, impuestos y cánones de las concesiones a pymes, empresas y autónomos o la devolución de oficio los pagos abonados por servicios no prestados, entre otras, y ahora seguimos estamos actuando, y tomando medidas, para paliar en la medida de lo posible las consecuencias de esta situación, a través de una serie de iniciativas destinadas a dinamizar el comercio y la hostelería de nuestra ciudad”.