Intervenidos 1.632 kilos de hachís en mitad de una operación en Punta Carnero

2297
Imagen de archivo.

Una actuación conjunta de la Policía Nacional, Guardia Civil y Vigilancia Aduanera ha terminado con la intervención de 1.632 kilos de hachís en una operación realizada en la zona de Punta Carnero en Algeciras donde acababa de ser alijada la droga tras ser transportada con una embarcación desde Marruecos. Durante la intervención no se produjeron detenciones por lo que la operación continúa abierta para intentar dar con los narcotraficantes huidos de la zona.

Agentes de la Guardia Civil detectaron la presencia de una embarcación neumática semirígida, utilizadas habitualmente por las organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico para transportar sustancias estupefacientes acercándose a la costa, circunstancia que fue comunicada inmediatamente tanto a la Policía Nacional como al Servicio de Vigilancia Aduanera, cuyos integrantes en unión de los primeros, pudieron reaccionar a tiempo para abortar dicho intento de alijo.

La droga incautada venía distribuida en 51 fardos de arpillera, los cuales pretendían ser alijados en la zona conocida como Punta Carnero de Algeciras por parte de un grupo de personas que debieron abandonar la mercancía que ya había conseguido ser depositada en la playa cuando se vieron sorprendidos por los agente, al tiempo que el resto de la mercancía que se encontraba en el interior de una embarcación y que no pudo ser desembarcada huyó con esta, ya que la persona que pilotaba la misma se vio obligada a alejarse de la zona y perderse en dirección a alta mar.

Los miembros de la organización que pretendía alijar la droga intervenida, debido a la oscuridad existente y a que la zona de actuación no era lo suficientemente segura para los funcionarios actuantes por esta causa, no se pudo producir detención alguna, si bien, se continúan las gestiones para averiguar la identidad de los mismos, por lo que la operación permanece abierta.

La operación conjunta es habitual y busca tratar de contrarrestar estas acciones delictivas. En la mayoría de las ocasiones, se desarrollan en playas o zonas de difícil acceso dentro del litoral andaluz, lejos de las miradas de posibles testigos que pudiesen detectar dichos alijos y, sobre todo, en lugares donde las fuerzas policiales no suelen realizar patrullajes.

De este modo y tras constatarse en los últimos meses un aumento considerable en cuanto a intentos de introducción de droga en las costas españolas por parte de estas organizaciones criminales, los distintos cuerpos han aumentado la colaboración.

Por todo ello, cuando se detecta algún intento de alijo por parte de una embarcación, se da aviso con carácter inmediato al resto de servicios policiales que operan en la zona, con especial incidencia en horas de madrugada y fines de semana, por ser las horas y días en los que aprovechando la oscuridad de la noche y la menor presencia de fuerzas policiales, las organizaciones criminales entienden que tendrían más facilidades en alcanzar su objetivo y, por tanto, actuar con mayor impunidad.