Juan Carlos Ocaña y su ilimitada pasión por la música

623
PUBLICIDAD
arcgisa


Juan Carlos Ocaña es profesor de música y director de la Orquesta Sinfónica de Algeciras. Ha sido el precursor del proyecto Cubo de la Música y pertenece a la Asociación Amigos de la Música. El Estrecho habla con él para que nos cuente cómo ha sido el recorrido hasta crear este espacio localizado en la calle Juan de la Cierva, en el barrio de La Caridad.

“El Cubo de la Música parte de la búsqueda de un lugar donde la Orquesta Sinfónica de Algeciras pudiera usar para ensayar y reunirse. Tras ocho años sin tener un local donde instalarnos, nos decidimos a pedirle un espacio al Ayuntamiento de Algeciras”; así comienza Ocaña a relatarnos el periplo.

Hasta tres proyectos tuvieron que presentar al Ayuntamiento, pasando por una reunión con el consejero de Turismo de la Junta de Andalucía. Por fin cedieron un edificio en el que se pudieron instalar, pero con el inconveniente de que necesitaba reformas. Juan Carlos Ocaña y otros miembros de la Asociación Amigos de la Música tuvieron que remangarse para colaborar en las obras y no tener que desembolsar tanto dinero. Aún así, invirtieron hasta 30.000 euros en acondicionar las instalaciones.

“Una vez solucionado el problema, decidimos ampliar las expectativas, hacer algo más. La primera idea que tuvimos fue crear un Museo de la Música, pero conseguir los permisos para eso no era tarea fácil”, explica Ocaña el origen del proyecto Cubo de la Música.

La segunda opción fue una exposición permanente, una muestra sobre los músicos de la comarca. Además, enseñarían instrumentos musicales que consiguieron de los propios integrantes de la asociación y donaciones de algunos vecinos. Crearon así un circuito donde se podía ver la historia de los instrumentos musicales desde la prehistoria a la actualidad. A raíz de aquí, se introdujeron en una investigación profunda casi sin darse cuenta. Comenzaron a buscar información sobre músicos de Algeciras y poco a poco se encontraron aglutinando un patrimonio musical enorme.

Los promotores de este espacio se han comprometido para dar a conocer el patrimonio musical del Campo de Gibraltar y otros puntos de la geografía española. El material que han conseguido gracias a su trabajo ha servido para crear el Departamento de Recuperación del Patrimonio Musical de Andalucía,

Contactaron con archivos musicales del territorio español, como el de Granada o el de Madrid. Se pusieron en contacto con la SGAE y descubrieron que existen hasta 200 obras registradas con el nombre de Algeciras, aunque no todas están completas.

Mediante los audios que acompañaban las letras, se están dedicado a reescribir las partituras a raíz del sonido de la música de la que disponen. Sus estudios han llegado hasta la figura de Regino Martínez, violinista algecireño del siglo XIX. Ocaña recibió en sus manos una partitura, en concreto una particella conocida como “La Polca de la Despedida”. Al parecer, Martínez interpretaba esta melodía para animar a los soldados de su ciudad.

“La idea era reescribir y completar esta particella e inscribirla a nombre de su autor original, devolviéndola a la tierra donde pertenece. Tocar esa música es como revivir la melodía que sonaba en un momento concreto de la historia de Algeciras, el sonido de la historia”, explica.

Otro caso curioso en el que se ha visto involucrado Juan Carlos Ocaña es una partitura que recogía la melodía que tocó un artista desconocido en la conferencia de Algeciras de 1906. Una vez restaurada la obra, se envió al Ministerio de Defensa por pertenecer a un acto militar. Hoy en día se mantiene allí en un archivo, siendo muy posible que se vuelva a interpretar algún día.

La repercusión de esta labor es, en su opinión, muy importante. Sin embargo, no reciben ayuda económica de ningún colectivo más allá de algún apoyo comercial y una donación del Puerto de Algeciras.

Pero el tema que más les ocupa ahora mismo es la inauguración del edificio. En estos momentos esperan una reunión con el equipo de Gobierno para poder estrenar el edificio de forma oficial. Una vez inaugurada la sede, les gustaría organizar charlas, coloquios, conciertos, entre otras actividades.

José María Sánchez Verdú, compositor y director de orquesta algecireño, se ha interesado mucho por el Cubo de la Música y tiene en mente, junto con la asociación, la creación de un curso de composición impartido por él. Este proyecto ha llamado la atención de muchas personas relacionadas con el mundo del arte musical.

Otro de los interesados han sido Abel Moreno Gómez, director de la banda de música del Gobierno Militar de Algeciras o el historiador del Ministerio de Defensa, quien dijo que este trabajo es único en su iniciativa, y que debería valorarse más ya que no existe un precedente de esta labor en toda España.

El Cubo de la Música pretende ser un centro de interpretación de la música. Las personas van a ver la exposición de instrumentos musicales, los de la Orquesta Sinfónica, los que representan toda la historia, desde la prehistoria y luego conocer la importancia de la música dentro de la provincia de Cádiz”, añade.

Asegura que sus siguientes pasos irán encaminados a instalar una exposición itinerante en el Cubo de la Música. Pretenden unirse con la Asociación AEPA para montar una exposición fotográfica que refleje el momento histórico que vivieron distintos músicos importantes de la historia de Algeciras. Además, quieren exponer manuscritos de cada autor y darle visibilidad a los compositores que han trabajado para recuperar las obras.