La Policía rescata a 270 perros de un criadero ilegal de chihuahuas en Madrid

475

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cinco personas y han rescatado a 270 perros que se encontraban en dos criaderos ilegales ubicados en las localidades madrileñas de Meco y Arganda del Rey. Los canes se encontraban en un zulo construido en el sótano de una vivienda en pésimas condiciones higiénico-sanitarias y de habitabilidad, incluso algunos de ellos habían sufrido una sección de las cuerdas vocales, posiblemente para que no ladrasen y pudieran alertar a los vecinos. Actualmente los perros intervenidos se encuentran bajo la custodia de varias protectoras de animales, a la espera de la decisión judicial sobre su destino final.

Los animales eran distribuidos por toda la geografía española

Las investigación policial comenzó a principios del pasado año tras una denuncia en la que se identificaba un criadero ilegal de chihuahuas en un chalé ubicado en la localidad madrileña de Meco. Los animales eran distribuidos por toda la geografía española previo anuncio y contacto a través de una página web.

En una primera intervención los agentes lograron rescatar 12 perros de la raza chihuahua. En las pruebas veterinarias los especialistas pudieron constatar que los animales habían sufrido corte en sus cuerdas vocales, con la idea de no llamar la atención de los vecinos.

A partir de aquí los investigadores centraron su labor en identificar a otras personas implicadas, logrando localizar a una familia residente en un céntrico chalé de Arganda del Rey. La Policía descubrió que estas personas habían dado de alta a más de 1.400 canes en la Real Sociedad Canina de España, con el fin de otorgarles un carácter legal y poder venderlos a un precio más alto. Sin embargo lo que no constaba en ningún documento es que existiera un ningún criadero autorizado.

Condiciones deplorables

Tras realizar la entrada y registro en su domicilio, los agentes intervinieron 258 canes (principalmente de las razas chihuahua y pomerania) repartidos en un zulo construido ilegalmente en el sótano y que tenía distribuidos en tres zonas: zona de cría (donde se encontraban los animales con menos de 1 mes y las perras embarazadas), zona de animales preparados para la venta y zona de animales listos para criar.

Los perros estaban en pésimas condiciones higiénico-sanitarias y de habitabilidad, lo habría generado múltiples afecciones a las hembras. Entre los canes intervenidos, los agentes hallaron dos crías muertas, congeladas y envueltas en papel de periódico.Además de los canes, también se intervinieron medicamentos de uso veterinario, vacunas, chips y documentación (cartillas sanitarias) selladas por veterinarios pero sin terminar de rellenar.

Dos veterinarios y un experto informático, entre los arrestados

En total han sido detenidas cinco personas, entre los que se encuentran la pareja que encabezaba el grupo, residente en Arganda del Rey y considerados como unos de los principales distribuidores de perros a nivel europeo de raza chihuahua y pomerania. También ha sido arrestado un experto informático que se encargaba de la estrategia comercial a través de campañas de márketing y publicidad por redes sociales.

Finalmente fueron detenidos dos veterinarios cuya actividad principal consistía en dotar a los perros que se vendían de una apariencia de legalidad, facilitando cartillas selladas por los centros veterinarios pero sin rellenar, al objeto de que los máximos responsables las adecuaran a sus necesidades. También facilitaba el acceso del criador a medicamentos de uso veterinario y al instrumental pertinente para que fuera el mismo quien les pusiera el chip preceptivo de identificación antes de vender el animal.