Soluciones constructivas en la isla del Fin del Mundo

317
Batería de la Dársena desde tierra firme (frente norte). Imagen de Ángel Sáez.

El Instituto de Estudios Campogibralteños (IECG) nos acerca este fin de semana, a través del artículo Soluciones constructivas en la isla del Fin del Mundo, publicado en la revista Almoraima número 50, al conjunto patrimonial de la famosa isla de Las Palomas de Tarifa.

Ángel Sáez Rodríguez y Pedro Gurriarán Daza contribuyen a la difusión de la historia y el patrimonio de esta comarca con este trabajo que realiza “una observación minuciosa de los aspectos estilísticos y las soluciones constructivas identificadas en los elementos monumentales más destacables de la isla de las Palomas de Tarifa, lo que ha de suponer una aportación novedosa a la forma en que de manera tradicional se ha estudiado este conjunto patrimonial. Los análisis habituales han sido realizados desde la óptica de la historiografía o de la arqueología. Incluso se han realizado interesantes aportaciones de carácter medioambiental, botánico, paisajista y de su zoología submarina, pero apenas si se ha transitado el terreno del análisis de sus monumentos desde una mirada artística o ingenieril“.

Para los autores de este artículo del IECG, la isla de las Palomas o de Tarifa es un lugar singular, un accidente geográfico situado en la separación entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo, configurando el vértice más meridional de Europa. La cercanía al continente africano le confiere, además, un valor estratégico excepcional, que viene a justificar el interés militar que tiene desde su conexión al continente por una escollera, en 1808.

El conjunto de construcciones conservadas en la isla de las Palomas de Tarifa desde la Edad Moderna representa uno de los más interesantes conjuntos defensivos de todo el Campo de Gibraltar. El hecho de que el lugar posea un uso restringido hasta la actualidad, como consecuencia de su posición estratégica, ha permitido que lleguen a nuestros días sin las destrucciones habituales de otras zonas urbanas. No obstante, la falta de mantenimiento y el rigor del clima local han ocasionado el preocupante estado de deterioro que presentan muchas de estas obras, con algunas destrucciones recientes. Aún estamos a tiempo de intervenir para evitar males mayores y, sobre todo, para poner en valor este enclave desde el que nos asomamos al que fue considerado el Fin del Mundo”, concluyen.

Lee el artículo completo en: Sáez Rodríguez, Ángel y Gurriarán Daza, Pedro. Soluciones constructivas en la isla del Fin del Mundo. Almoraima. Revista de Estudios Campogibraltareños, 50. Algeciras. Instituto de Estudios Campogibraltareño.