Una interna de Botafuegos aparece muerta en su celda

3966
Vista del exterior del centro penitenciario de Botafuegos. Foto: Archivo.

El sindicato Acaip-UGT informa de que una interna ha aparecido muerta esta mañana en una celda del Centro Penitenciario Botafuegos. Es una mujer de 38 años que sufría problemas de toxiconomía y que se encontraba en el centro algecireño desde mayo de 2019. Los indicios apuntan a que la causa del fallecimiento ha podido ser la sobredosis, aunque esto tendrá que ser confirmado por la autopsia.

Acaip relata que fue durante el relevo de los guardias y el recuento de las reclusas, sobre las 8.00 horas, cuando uno de los trabajadores advirtió que una interna “permanecía inmóvil y no respondía a la llamada”. Entonces, dio aviso a los servicios médicos y al jefe de Servicios, los cuales se presentaron de inmediato sin poder hacer nada por su vida.

La fallecida es una mujer de 38 años de edad con problemas de toxicomanía, con una amplia trayectoria delictiva y con antecedentes por robo y atentado a la autoridad. Su primera entrada en prisión había sido en el año 2004 habiendo ingresado esta vez en mayo de 2019 para cumplir una pena privativa de libertad de 3 años y medio.

A petición de Acaip-Ugt de Botafuegos, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ordenó la suspensión temporal de las comunicaciones especiales durante un periodo de tres semanas a contar desde el pasado lunes 7 de septiembre, pero se mantiene el disfrute de los permisos de salida de internos, siendo este el único punto de entrada de objetos prohibidos y sustancias tóxicas. Unos días atrás, explica el sindicato, se le intervino a un interno que regresaba de permiso cinco teléfonos móviles y una bellota de hachís que portaba en el interior de su cuerpo.

“Desde Acaip-Ugt, seguiremos insistiendo a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias por que cumpla con las prisiones españolas y con el colectivo de trabajadores penitenciarios, cumpliendo la relación de puestos de trabajo, donde faltan psicólogos, médicos, psiquiatras, juristas, personal de vigilancia y de oficinas… con la única finalidad de velar por la integridad física y la salud, tanto de los trabajadores penitenciarios como de internos. Porque es su obligación y así está recogido en la legislación penitenciaria española”, expresa Acaip-UGT.